UN LLAMADO PARA MISIONEROS

El Impacto de Servir como un Misionero es Verdaderamente Inmensurable.

Cada año, la Finca del Niño atrae misioneros internacionales que se comprometen a 2 años y medio de servicio en la Finca del Niño. Cada uno viene con su propio camino de vida y listos para servir en una variedad de funciones como en administración, contabilidad, trabajo social, ministerio pastoral, educación, medicina, mantenimiento y asistencia a la comunidad. Antes de llegar a la Finca, los misioneros asisten una escuela de español en Guatemala por dos meses. Al llegar a la Finca, los misioneros viven juntos y son guiados por los cuatro pilares de comunidad, espiritualidad, sencillez y servicio. Cada día en la finca nuestros misioneros:

  • Viven en comunidad con otros misioneros que comparten la fe
  • Se integran en un ambiente católico y espiritual
  • Comparten su vida con los hermosos niños Hondureños
  • Ofrecen su servicio en medicina, educación, trabajo social, construcción/mantenimiento, administración o ministerio pastoral.