Servicio

Fuera de su soledad, Jesús extendió su mano solícita a las personas necesitadas. En el lugar solitario su cuidado creció fuerte y maduro. Y de allí se entró en una curación cercanía con los demás seres humanos.”

Fuera de Solitud, Henri Nouwen

Central del Pilar de Servicio:

• Esperamos enfrentarnos con el reto diario a actuar de compasión y compartir nuesrta fé, abilidades, dones, y tiempo con los los que encontramos.

• Esperamos a reconocer el rostro de Cristo en aquellos que servimos, especialmente los pobres y aquellos que es el más difícil amar

• Buscamos la sabiduría para saber cuando las soluciones a los problemas existentes son más allá de nosotros, para aprender a depender cada vez más en presencia compasiva y oración personal para llevarnos a través de

• Nos abrimos a servir a los demás, sabiendo que es a través de dar de nosotros mismos que experimentamos la generosidad, sabiduría, y el amor de Dios y vecino.

Jesús vino a este mundo para servir a los demás a fin de que pudiéramos recibir plenitud de la vida. Su servicio creció de su compasión inmensa por su gente, por nosotros. Alimentó a los hambrientos, hizo los ciegos ver, oír a los sordos, los cojos andan, los muertos viven. Jesús sirve ofrendiendo su compasión y dones divinos y Él nos ha llamado a hacer la misma, “Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:40). Somos llamados a compartir nuestra compasion y nuestros propios dones con los necesitados, a compartir nuestras vidas, nuestras experiencias, nuestra fé, nuestra alegría, y nuestra tristeza con nuestras hermanos y hermanas.

La Finca ofrece oportunidades inestimable a server los demás. Además de una responsabilidad primaria del ministerio, circunstancias ocurren diariamente ese desafío misioneros para actuar de compasión, a compartir sus dones, vidas, y tiempo con los necesitados. Vecinos llegan en la mañanita con una emergencia de salud, un borracho pide comida, un niño abandonado necesita un hogar, un huefano joven represente de su deseo para atención. Estos casos son ejemplos de situaciones diarios donde misioneros tengan que ver el rostro de Cristo en una otra persona y pregunta ¿cómo respondería Jesús a estas necesidades? ¿Como debemos responder en esta situación? Las preguntas y situaciones llaman los misioneros a dejar lo que es comodo y a superarse a sí mismos. A veces puede ofrecer soluciones tangibles. A menudo, sin embargo, ninguna solución al problema existe excepto la presencia de un oído amoroso, compasivo y escucha y la fuerza de la oración.

Uno de los vecinos, quien ha trabajado con la Finca, dijo a los misioneros prospectivos que necesitan ser listos a amar. Es crucial que los misioneros están dispuestos a amar a todos aquellos con quien encuentran. Sin esa mentalidad, la experiencia será muy frustrante. No hay duda que será difícil a amar algunas de las personas pero este ministerio exige amor 100% del tiempo. Muchas veces, amor verdadero es amor duro. Lo que falta pisicalmente o emocionalmente en una persona no puede fijar siempre con un folleto, aunque eso sería la solución fácil. Lo que necesitan es experimentar el amor de Dios a travéz de usted.

Aunque misioneros ofrecen mucho a los niños y la gente en los alrededores, inevitablemente recibimos más de lo que realmente damos. Por abrirnos a los demás, nos hamos permitido a amar, a cuidar, y a compartir nuestros dones, servimos a los demás. A su vez, nos sirven por otros, recibiendo su generocidad, tiempo, sabiduría, y amor.